#Tendencias #APropósitoDelDíaInternacionalDeLaMujer

Por: Paola Díaz Romano*

 

Apenas ayer leía otra vez un “meme” misógino disfrazado de broma. Uno de esos que categorizan a las mujeres de acuerdo al número de tatuajes que tienen en el cuerpo, comparándolas con -el típico estereotipo- delincuentes por el hecho de haber elegido decorar su piel con tinta.

 

En fin, que no me pude quedar callada y aunque el bromista sea de mi familia, le dije muy educadamente que de chistoso no tenía nada. Su respuesta me sorprendió aún más cuando empezó a decir que las mujeres no sufrimos desigualdad, que al contrario, pobre hombres que son víctimas de la ley cuando a raíz de un divorcio se les exige pago de manutención y se les despoja de su propia casa. ¿Y yo me pregunto, en qué mundo vive éste?

 

Si basta mirar alrededor para ver el número de mujeres que con o sin hombre en casa, son las que mantienen el hogar, las que visten a los niños, las que dejan de dormir para lavar ajeno y completar la despensa de la semana o los útiles escolares? ¿Cuántas mujeres trabajan más de diez horas al día tanto afuera como dentro de la casa porque sus parejas nomás “no sacan lo suficiente”?

 

Las casadas no se divorcian por miedo al qué dirán o porque no se atreven a aceptar que “fracasaron” ¡Ah, claro! Porque si su matrimonio no funciona seguro es por su culpa. Porque no cocinan bien o porque sus mamás no las enseñó a atender a sus hombres “como Dios manda”. Si son solteras, pues el fracaso ya va implícito y la discriminación laboral, el abuso, el acoso sexual es aún mayor porque pues el hijo no se lo hizo el espíritu santo, ¿verdad?

 

Pero las mujeres no sufrimos desigualdad. Es más, las mujeres no sufrimos, y si las hay es porque quieren.

 

Claro, pero el “Día de Internacional la Mujer” estos mismos hombres ciegos, sordos y distraídos, son los que regalan rosas y felicitan a cuanta fémina se les pone enfrente sin darse por enterados que la Celebración, es una conmemoración y un reconocimiento a la larga lucha de las mujeres por obtener igualdad de derechos y de desarrollo dentro de la sociedad y que nace de una tragedia, el incendio el 8 de marzo de 1857 de la fábrica “Cotton” en Nueva York, Estados Unidos que cobró la vida de 129 trabajadoras que luchaban por mejorar sus condiciones laborales.

 

Así que para todos aquellos que nos llaman “feminazis”, “amargadas” y “malcogidas”, para los que piensan que hay igualdad entre hombres y mujeres, y que el subyugamiento femenino está sólo en nuestras cabezas, les dejo lo siguiente:

diamjr

Y… ¡Saludos, primo!

 

*Paola Díaz romano. Vive en Bruselas, Bélgica y es experta en redes y bloguera

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s