Christian Andersen

ataud

Por: Alejandro Barrón*

Hans despertó bañado en sudor. Había tenido la misma pesadilla en la que era sepultado vivo. Dio un respiro y quiso correr a escribirle una carta a Harald, su gran amor. Pero no pudo: el ataúd estaba atornillado.

*Alejandro Barrón (Tepic, 1987). Estudió Comunicación en su ciudad natal. En 2015 publicó la plaquette de ficciones breves Patrañas (NadaEdiciones), posteriormente vinieron el libro de cuentos Pinche Malena (Morvoz) y las plaquettes Desquiciados (NadaEdiciones) y Mozalbetes (BUCARELI). Ha publicado en Plesiosaurio, Brevilla, Punto en Línea de la Universidad Nacional Autónoma de México, Rojo Siena, Letralia, Primera página, La Jerga, Pájaro azul y Playboy. En 2018 la editoria La tinta del silencio publicó su más reciente libro de microficciones titulado Tragedia en cinco actos. Desde 2010 reside en la Ciudad de México, sin embargo la gente del pueblo de Bellavista asegura que su fantasma deambula todas las noches por los pasillos de la antigua fábrica de hilados y textiles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s