En el cuerpo de otro

jack

Por: Aída López*

Trabajar en el Museo de Cera era algo que siempre soñé de niño. No soy supersticioso, así que no dudé en emplearme como velador a pesar de que nadie permanecía en el puesto. Atribuían cosas como que las figuras se movían cuando nadie las veía, o asustaban, incluso hubo quien dijo que alguna de ellas lo intentó estrangular. Drácula, El Zorro, El Doctor Frankenstein, La Llorona, Chucky el Muñeco Diabólico, La Mujer Vampiro, La Dama de Negro, entre otros, habitaban la construcción del siglo XVII que una vez sirvió de hospital para sifilíticos.

Durante mis vacaciones en la universidad me quedaba horas extras en el trabajo, era la oportunidad para practicar el inglés y francés de la prepa; llegaban de todas partes del mundo a admirar el arte escultórico capaz de moldear la cera en personajes idénticos a los reales, la confección de sus vestuarios y accesorios; pero lo más impactante era el alma en las miradas inertes: la esencia.

En la bitácora de visitantes siempre escribían que el museo necesitaba a Jack el Destripador. Llegó a ser tanta la insistencia que el encargado solicitó la elaboración de la figura. Pasarían cerca de dos meses para que Jack quedara listo. Insistí en estar presente durante la creación del personaje, el escultor me advirtió que a veces trabajaría de día y otras de noche según se fuera necesitando, ya que eran varios pasos a seguir. Me ofrecí de ayudante, la ceroplástica me inquietaba. La primera encomienda fue buscar imágenes de la cara del Destripador, esto para hacer el rostro en plastilina y proceder con la elaboración del molde de yeso que contendría la cera. Posterior se ataviaría con el vestuario habitual el cuerpo de alambre; los accesorios eran importantes para hacerlo más real. Adentrarse en el personaje ayuda a imprimirle alma a la cera, sentenció el artista.

Las noches que no conciliaba el sueño me dediqué a investigar por Internet la fatídica historia de Jack y todos los mitos en torno a su leyenda. Terror de las prostitutas de los barrios bajos de Londres, inspiró al compositor Alban Berg para escribir la ópera Lulú. Mientras cuajaba el rostro decimonónico observaba cómo el amasijo de plastilina iba tomando la forma afilada de las facciones. A riesgo de enojo del escultor, no pude evitar tocarlo para moldear. Sentía fascinación al acomodar la cera, dándole forma y vida, como si mis dedos en este acto pudieran revelarme las siniestras ideas que una vez desataron el terror en Whitechapel.

Jack se fue convirtiendo en una obsesión, alguna vez iría yo al barrio donde estranguló, degolló cortando la carótida y destripó a todas las mujeres que le recordaban a su madre. Retroceder en el tiempo doscientos años, caminar por las lúgubres calles lluviosas de Londres entre paredes sombrías donde se reflejaron los atroces asesinatos en serie, me despertaba nauseabundo morbo.

Durante el proceso, el escultor me permitió cubrir el rostro de plastilina con el yeso, luego a vaciar la cera y por último tuve el privilegio de insertarle el cabello, las pestañas, las cejas y el bigote, Dibujé cuidadosamente sus ojos, sombreé la nariz, delineé los labios; en tanto se elaboraba el armazón de metal donde se colocaría la cabeza.

Directo de Londres llegó el ajuar de Jack. Estando a solas una madrugada lo saqué de la caja y fui vistiéndome con el: la camisa, el pantalón, chaleco, capa, sombrero, bastón en mano izquierda y por último el cuchillo estrecho de lámina fina afilada en la mano derecha. Me sentí como seguramente él lo hizo cuando se disponía a asesinar. Era la única oportunidad que tenía para usarlo, ya que al día siguiente la figura de cera sería vestida.

Fue la primera vez que sentí una mirada penetrante recorriendo mi cuerpo, no estaba solo. Alcancé a mirarlo a través del espejo, el resplandor del cuchillo que yo sostenía rebotó en sus pupilas. Perplejo vi cómo la figura de cera se colocó mi pantalón, mi playera y mis tenis. Yo, inmóvil, no pudé evitar que Jack tomara el cuchillo de mi mano y abandonara el museo.

*Aída María López Sosa (1964) Mérida, Yucatán. Psicóloga con especialidad en Tecnología Educativa por la Universidad la Salle. Capacitadora certificada por CONOCER y registrada ante la Secretaria del Trabajo y Previsión Social. Cursó el Diplomado de Creación Literaria en la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) Guadalajara y en la Escuela de Escritores de Yucatán Leopoldo Peniche Vallado. Ha publicado en la antología Caleidoscopio XIII, editada por la SOGEM Guadalajara (2016). La revista Ahuehuete del Seminario de Cultura Mexicana en su edición marzo-abril 2016. Ha colaborado en la sección cultural de la Crónica de Jalisco con cuento. Una Minificción fue seleccionada y publicada en la antología Vamos al Circo: Minificción Hispanoamericana (2016), con respaldo del fomento editorial de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Así mismo fue seleccionada con un texto para la antología Cortocircuito: fusión en la Minificción (2017), de la colección Ficción Exprés del fomento editorial BUAP. Antalogada con narrativa en la edición conmemorativa de la fundación de la ciudad de Mérida en Palabras y Miradas (2017), editada por el gobierno municipal. Antalogada en el proyecto Mujeres que no callan Yucatán (2017). Seleccionada para la antología Resonancias (2018), del Fondo Editorial BUAP. Ha colaborado en revistas y periódicos impresos y virtuales, locales, nacionales e internacionales. Colaboradora en la revista virtual Inteligencia No Artificial y en la revista cultural Molino de Letras de la Universidad de Chapingo. Ganadora del Primer Concurso Nacional de Cuento convocado por Escritoras Mexicanas. Miembro del PEN Internacional (Asociación Mundial de Escritores) sede Guadalajara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s