Paz

paz_grises

Por: Randy Perdomo García*

Mi fotografía con Octavio Paz

Es una calle larga y silenciosa.

Ando en tinieblas y tropiezo y caigo

y me levanto y piso con pies ciegos

las piedras mudas y las hojas secas

y alguien detrás de mí también las pisa:

si me detengo, se detiene;

si corro, corre…

Escribir el seudónimo sin enredar

Clamo los sucesos

El ómnibus se ha marchado sin regreso

Quedan boletos y el gato negro en la ventana

No pidas identificación han cerrado la taquilla.

Decir a Octavio que lo reconozco por el afiche

Se han agotado las entradas

Soñar al atardecer

las bicicletas conduzcan

al domingo

a los soñadores, esperanzas, religiosos

a todo el cuerpo, a la puerta, al ruido sin la lluvia.

Aturden a los abogados, artesanos,

pintores, bordadoras, ceramistas, agricultores,

pescadores, la joven del punto de comercio,

la doctora, el fiscal,

El policía ha pedido aplausos al poeta.

Es Ángel,

No conoció el mar

Nunca lo vio

Y tanta agua

Sobre el mar

Paz sale andar…

Vuelvo el rostro: nadie.

Todo está oscuro y sin salida,

y doy vueltas en esquinas

que dan siempre a la calle

donde nadie me espera ni me sigue,

donde yo sigo a un hombre que tropieza

y se levanta y dice al verme: nadie.

Octavio Paz En “La calle”

*Randy Perdomo García. Joven esvcritor cubano, licenciado en Filosofía Marxista Leninista por la Universidad de La Habana, expresidente de la Federación Estudiantil Universitaria en la Universidad de La Habana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s