Silbidos en azulejos

Parte 2

Por: Randy Perdomo García

“… El viaje que

cuando se devuelve a su sitio

entrega al dolor

sus sangrías.…” [1]

libro1

III

Ya mañana, se anotarán las raíces, semillas tiernas tuyas. Ser semillas tiernas puede tenerse complejas: los ojos te regresan, las sierras tejen y tus letras guardan.

IV

¿Aceptas fantasear un aprendizaje? La estatura de tus islas, espacio en los labios como aldea y puerto desconocido, mapas de aprendizaje en las piernas, llegada de los dedos cuidados como visitantes, las sílabas de tu espalda en el aprendizaje de los dialectos. Confunden los molares con las zonas de mi cuerpo.

Unas salvajes, otras dóciles que me siento víctima. Mejillas asesinadas, manos acribilladas, y la piel pernoctando sin oscuridades.

Mala hierba, cuando caiga el semen buscado en los temores de una raza. Sólo vuelve en el verde que yo seré raza, sin negro.

V

del comunismo, notables universales,

de los rancios abstraídos, del ser o el pensar,

del existir y no ser,

de las categorías y leyes,

de los sujetos y anarquías,

de las reformas y revoluciones,

de especular y no decir,

de divagar y no sentir,

tantos folios limonados,

que, oxidadas las manecillas de sus clamores

me fui al pueblo, sin el país .

VI

¿Qué entiendes por ellas?

casi creo, que son de las huellas al fuego

 

[1] Portante, Jean: El trabajo del pulmón, Antología personal, Editorial Arte y Literatura, 2016, pág. 203

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s