Renacimiento del Arte femenino

 

Autorretratos de Artemisia Gentilechi, Lavinia Fontana y Sofonisba Anguissola

Por: Georgina Juárez Lledias

El arte es siempre un reflejo del momento en el que es producido, el arte feminista surge por tanto como una necesidad de reivindicar el trabajo de las artistas que permanecieron en el anonimato por siglos, pues si bien la historia del arte feminista empieza a recuperarse y a compilarse junto con el movimiento en la década de los 60s y 70s, sabemos que desde la antigüedad había numerosas mujeres artistas, cuya obra se fue diluyendo en el tiempo, gracias a errores y omisiones.

En la Edad Media el arte producido por mujeres al interior de los conventos tuvo un importante auge, en telares e incluso en pintura, pues era permitido que las mujeres pintaran, ya que era visto como un entretenimiento doméstico y al interior de un espacio confinado, por supuesto esta práctica tenía varias restricciones, como la prohibición de dibujar la anatomía humana, pues por su condición de mujeres y del “decoro” no podían representar desnudos o bien, cuadros de gran formato; para el Renacimiento se abrieron pequeñas puertas para el talento femenino en la miniatura y el retrato.

Así pues, aquí se retoma el legado de tres pintoras del Renacimiento y Barroco que trascendieron no sólo por sus pinturas, sino por la desigualdad en la que vivieron con respecto a sus colegas varones, pese a lo cual lograron dejar un importante legado.

sofonisba_anguissola_-_self-portrait_-_c-_1556

La primera pintora es pues, Sofonisba Anguissola (no se sabe la fecha exacta de su nacimiento, pero la que se le ha atribuido es entre 1532 y 1535), Sofonisba era la hija mayor (6 mujeres y un varón) en una familia de nobleza baja en Cremona, gracias a lo cual su padre invierte en la educación de sus hijas (y logra que pintores de cierto reconocimiento den algunas clases a sus hijas Sofonisba y Lucía), al ser Sofonisba la primogénita y un claro talento en la familia, su padre la promueve entre las Cortes europeas y los grandes maestros, fungiendo como el representante y comerciante de su trabajo, ya que en ese momento las mujeres tampoco podían comercializar su obra, así pues, surge la anécdota de que el padre de Sofonisba (Amilcare) logra ponerse en contacto con el mismísimo Miguel Ángel, y le envía un dibujo de su hija donde se muestra a una joven enseñando a leer a una anciana mientras la joven se ríe de la torpeza de la mujer, el maestro ve el talento de la dibujante (durante el Renacimiento se privilegiaba también la capacidad de plasmar emociones), así pues, la “reta” pidiendo que esta vez su trabajo contenga el llanto. La respuesta de Sofonisba es un dibujo de su hermano varón llorando en brazos de otra de sus hermanas, pues lo ha mordido un cangrejo; así Miguel Ángel reconoce la capacidad y el humor de la joven promesa.

Pero el verdadero triunfo de Amilcare fue colocar a su hija en la Corte  española, como maestra de dibujo y dama de compañía de Isabel de Valois, tercera esposa del Rey Felipe II, quien obtiene la mano de su muy joven esposa, de sólo 14 años, al ganar la batalla de San Quintín contra Francia, así pues, el contrato matrimonial de la reina adolescente es parte del “botín de guerra”. Sofonisba rápidamente se hace muy cercana a la joven reina y poco tiempo después le encargan un retrato de la monarca, toda una hazaña para la artista de 26 años, pues un pintor de la Corte podía pasar años esperando un encargo como ese, dicho retrato es todo un éxito y se manda a Roma en 1561; Sofonisba se convierte pues en amiga, maestra de dibujo y como sería denominada al interior de la Corte “artista de compañía”.

sofonisba reina

Sofonisba no sólo pintó a Isabel de Valois, también al mismísimo Rey y a miembros importantes de la nobleza, como Juana de Portugal hermana del Rey y al príncipe heredero Don Carlos, durante los siglos posteriores su obra fue confundida por la del pintor renacentista Alonso Sánchez Coello, quien era un pintor consolidado y retrataba a la mayoría de las cortes de la época, pero Sofonisba desarrolló no sólo una gran capacidad en el retrato cortesano, sino una especie de cercanía, ya que en realidad había esa complicidad con los personajes que pintaba, por eso, en su trabajo la nobleza esboza algún  tipo de sonrisa y hay esa especie de proximidad. El teórico Lomazzo en 1584 señala que el trabajo de Sofonisba Anguissola en el retrato del joven príncipe es “un modelo de Majestad” y el famoso historiador Giorgio Vasari dedica varios elogios a las capacidades pictóricas de Sofonisba.

La obra de Sofonisba presta particular atención a los detalles, a los pliegues de la ropa, a las texturas, los ojos y es precisamente por esa mirada femenina que puede retratar la intención en los rostros de los personajes que pinta, sin embargo, siempre hay algunas imprecisiones y errores de perspectiva en la obra de Anguissola, como las manos que parecen inacabadas, pero que sin embargo apuntan a un medallón o relicario con la imagen del Rey Felipe II, lo que también se traduce en la cercanía del personaje con el gobernante.

Pero Sofonisba no sólo fue una talentosa artista, también poseía una gran habilidad para la negociación, aún cuando Isabel de Valois muere (por complicaciones después de dar a luz, como la mitad de las mujeres en esa época), Sofonisba queda como cuidadora de las infantas y continúa en la Corte con la nueva reina, Ana de Austria, sobrina de Felipe II; también pudo negociar sus dos matrimonios ante el Rey (quien era su guardián legal, pues las mujeres siempre estaban bajo el tutelaje de un hombre). Al quedar viuda de su primer matrimonio y durante su viaje de regreso a Italia, se enamora del capitán del barco Orazio Lomellino, 20 años menor y logra el permiso de Rey para casarse con él y así conservar sus rentas vitalicias y que no pasaran a manos de su hermano Asdrúbal.

sofonisba vandyck

Sofonisba tuvo una larga vida, vivió más de 90 años, fue conocida y reconocida al interior de las esferas de la nobleza y la artística, su último retrato es realizado por el entonces joven Van Dyck, quien está de viaje y escucha sobre la anciana pintora quien además fue dama en la Corte, así pues, la va a buscar, y se sorprende al encontrar a una mujer sumamente mayor y brillante quien le cuenta su vida y tiene que pegar la nariz en sus dibujos pues casi está ciega, en agradecimiento Van Dyck le hace un retrato, pero Sofonisba, ahora maestra le advierte sobre la iluminación que debe llevar el cuadro y le pide que la pinte, pero sin arrugas. Un año más tarde, muere Sofonisba, también se sabe que Sofonisba Anguissola fue la artista que más se autoretrató.

 

lavinia minerva

Otro personaje es sin duda Lavinia Fontana, un poco posterior a Sofonisba Anguissola, su trabajo tiene constantes referencias y comparaciones, ya que también es muy bello y presta suma atención a los detalles, además de también ser una gran retratista.

Lavinia Fontana nace en agosto de 1552 en Bolonia, Italia; como la mayoría de las mujeres en el arte de ese momento, fue hija de un pintor de cierto éxito, Próspero Fontana, quien le enseñó el oficio y quería que trabajara en su taller. Tanto Sofonisba como Lavinia surgen en un momento de esplendor artístico femenino, Sofonisba con una sociedad literaria cremonesa y Lavinia en el momento de la creación de la primera Universidad, hay que recordar que a lo largo del siglo XV hay una corriente literaria que hace homenaje a estas mujeres, en las llamadas “Glorias inmortales”, una loa a más de 850.

La indudable aportación de Lavinia al arte producido por mujeres es al ser la primera pintora en realizar un desnudo, sin duda, el más famoso es el de “Minerva vistiéndose”, pero hizo numerosos cuadros de desnudos masculinos y femeninos (prohibidos hasta entonces), de gran formato, con temas mitológicos (la única vía permitida para el desnudo) y religiosos.

Antes de esta hazaña las mujeres tenían estrictamente prohibido realizar este tipo de obras, por cuestiones de “decoro” y su propia respetabilidad quedaba en entredicho, así que sólo podían pintar arte devocional de pequeño formato, miniaturas y retratos. El pintar desnudos también significaba entrar en la Academia y romper con otro canon de comportamiento de la época, pues a partir de ese momento estarían rodeadas de hombres.

lavinia2

En 1578, Lavinia recibe la carta de un importante humanista, Alfonso Chacón, quién le informa que está preparando una innovadora galería de “Hombres y Mujeres Ilustres”, donde su autorretrato estará junto al de Sofonisba Anguissola, Lavinia Fontana agradece tal honor y dice no sentirse merecedora de estar a la altura de Sofonisba; una respuesta de cortesía esperada, sin embargo, dos décadas más tarde envía un autorretrato inspirado en el famoso cuadro de Sofonisba.

Fontana fue miembro de los pintores de la Corte del Papa Clemente VIII y posteriormente retratista del Papa Paulo V, y no sólo eso, también tuvo su propio taller, además de once hijos. Tuvo una extensísima obra de alrededor de 135 piezas, de las que sólo se conservan 32.

En 1611 fue acuñada una moneda en su honor.

 

 

artemisia3

Tal vez, la más famosa en la actualidad es Artemisia Gentileschi, la pintora más reconocida del Barroco, hija de Orazio Gentleschi, amigo cercano y parte del movimiento tenebrista de Caravaggio, Artemisia seguiría esta misma escuela.

Artemisia nace en julio de 1593, y como la mayoría de las mujeres pintoras era parte del taller de pintura de su padre, quien le enseñó el dibujo; sin embargo, Artemisia necesitaba aprender a pintar los fondos de los cuadros (para que todo el trabajo quedara al interior del taller Gentileschi) y su padre la envía a aprender con un “amigo” suyo, Agostino Tassi, quien la viola cuando esta tiene 19 años. Hay actas donde consta el ataque, pues Orazio Gentileschi lo denuncia por la violación de su hija y por el robo de varios cuadros. Acto seguido la autoridad interroga a Artemisia, para ello hay un grupo de monjas y comadronas que “examinan” los genitales de la joven Artemisia, y para que dijera la verdad sobre el ataque, la torturan  colocándola en una especie de rueda con cuerdas entrelazadas a sus dedos, donde los apretaban hasta casi romperlos, de esta forma Artemisia no sólo fue revictimizada, sino que casi pierde la movilidad en las manos y su forma de vida. Tassi fue encontrado culpable, condenado a un año de prisión y al exilio, durante el juicio también se descubrió que este personaje planeaba matar a su esposa y mantenía una relación con su cuñada.

Este momento traumático marca no sólo la vida personal de Artemisia Gentileschi sino su obra, ya que es una pintora con personajes femeninos sumamente fuertes, físicamente mujeres gruesas capaces de realizar cualquier tipo de esfuerzo, también retrata la belleza y la brutalidad, y es por esa capacidad de plasmar el instante de la crudeza con suma estética que su trabajo se considera sumamente representativo del arte feminista.

Tiempo después de la violación  se casa y se muda a Florencia, para 1611 es nombrada la primera mujer miembro de la “Academia di Arte del Disegno de Florencia”, ahí fue excusada de varias responsabilidades, como dar clases o escribir ensayos, según varios historiadores esto como consecuencia de su poco dominio del latín, también se sabe que tenía numerosos copistas para redactar sus cartas, Artemisia sabía firmar su obra, pues era un requisito para estar en la Academia, sin embargo, queda la duda si podía leer y escribir.

Sin duda uno de sus cuadros más famosos es el de “Judith decapitando a Holofernes”, al igual que otras artistas, la obra de Artemisia sufriría problemas con la autoría, para Artemisia esta sería una constante, su primer cuadro una versión de “Susana y los viejos” que realizó a los 17 años fue atribuida por largo tiempo a su padre. Al empezar la recuperación del trabajo de Artemisia, mucha de su obra atribuida a otros pintores, se depreciaba al darse a conocer que Artemisia Gentileschi era la verdadera autora, esto hasta el 2018, cuando la National Gallery de Londres compró por 3.6 millones de libras el cuadro de “Santa Catalina de Alejandría” (donde Artemisia realiza una especie de autorretrato y además pinta una parte del instrumento donde la torturaron durante el juicio de violación)

Artemisia Gentileschi fue precursora en distintos ámbitos, incluso en su vida personal, se separó de su esposo y estaba en una categoría legal como “cabeza de familia”, y aunque tuvo importantes patrocinadores como Cosme II de Medici y cuando volvió a trabajar con su padre Orazio Gentileschi, fueron auspiciados por Carlos I de Inglaterra (quien estaba dispuesto a pagar verdaderas fortunas por cada obra), durante gran parte de su vida Artemisia tuvo problemas económicos.

Al igual que Lavinia, la obra de Artemisia “no era adecuada para las mujeres”, debido a la carga de brutalidad en las imágenes, se le agrupó dentro de la categoría de “caravaggismo violento” (como si el caravaggismo no fuese lo suficientemente impresionante). Artemisia dejaba en shock al espectador, como en u momento lo hizo la belleza de la obra de Sofonisba Anguissola.

En 1916, el crítico Roberto Longhi publicó un estudio llamado “Gentileschi padre e figlia” (Gentileschi padre e hija) donde muestra una clara fascinación por el trabajo de Artemisia y señala que era “la única mujer en Italia que supo algo sobre pintura, colorido, empaste y otros fundamentos” y acerca del cuadro de “Judith decapitando a Holofernes” escribió: “¿Quién pensaría de hecho que sobre un lienzo estudiado de candor y sombras valiosas dignas de un Vermeer una generosidad natural, pudiera acontecer una matanza tan brutal y sangrienta? … pero – es lógico decirlo – ¡esta es una mujer terrible! ¿Una mujer pintó todo esto? … No hay nada sádico aquí, en lugar de ello lo que más impresiona es la impasibilidad de la pintora, que fue incluso capaz de darse cuenta de cómo la sangre, al chorrear violentamente, ¡podía decorar con dos líneas de gotas al vuelo la zona central!”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s