#ElJuegoDeLaSucesión Por: Adrián Arévalo*

El juego de la sucesión ha llegado y todos quieren su parte del botín que estará en juego este 1 de julio de 2018; en pocas palabras, el futuro del país durante los próximos seis años.

El principal protagonista es el electorado mexicano que consta de casi 90 millones de posibles votantes que, en las últimas elecciones, ha dejado que el ganador principal sea el abstencionismo. Ese día 30 de las 32 entidades federativas tienen comicios.

La joya de la corona es, sin duda la silla presidencial y, por el momento, parece que la final será de dos y, como van las cosas, parece que no será de fotografía, a menos que:

El aparato priista los saque del tercer lugar y ponga a su candidato en una posición de contendiente y aproveche el río revuelto que traen los dos que están sobre de él.

De todos es sabido la forma en la que Ricardo Anaya impuso su candidatura, sumado a los escándalos de lavado de dinero y demás, la recta final no parece a modo para el abanderado dela coalición Por México al Frente.

Andrés Manuel, bueno, sigue demostrando que él es su peor enemigo, con las adhesiones a su partido, por reclutar y “purificar” almas que vienen a redimirse con él a su República Amorosa. Sin duda pagará un precio.

Los independientes serán un buen experimento para medir su impacto en la elección federal; aunque ya dejaron un muy mal sabor el gobernador Jaime Rodríguez “El Bronco” y Armando Ríos Piter por valerse de la transa como herramienta para entrar a la competencia.

Los principales del espectáculo son, sin duda (por orden de posición en las encuestas): Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición conformada por Morena, PT y PES Juntos Haremos Historia; Ricardo Anaya, de la alianza PAN-PRD-MC Por México al Frente; José Antonio Meade, de la clásica coalición PRI-PVEM-Panal Todos por México, además de Margarita Zavala, quien entra como candidata con el sello “independiente”.

Ellos se batirán en la pista central del circo electoral por ser el inquilino con renta congelada de la residencia oficial de Los Pinos y, lo más importante (para ti y para mí) es que alguno de ellos regirá el destino de nuestro país durante los próximos seis años.

Además de la silla del águila en juego, te presentamos el botín político que estará en juego el 1 de julio.

Poder Legislativo

Senadurías

Estarán en juego 128 escaños distribuidos de la siguiente manera:

64 por el principio de mayoría relativa

32 por el principio de representación proporcional

32 por primera minoría

Aquí la polémica no es menos, desde el chapulineo encabezado por ex funcionarios de la actual administración, ex gobernantes, hijos e hijas de conocidos políticos, que heredarán la posición y uno que otro que quería la grande, hallarán consuelo en un cómodo escaño durante seis años.

Diputaciones

Aquí también participarán chapulines, además de los que arriba explicamos agrega ex senadores y personajes de la farándula. Son 500 y parece que no son suficientes para la ambición de la clase política. Las plazas van repartidas de la siguiente manera:

300 por el principio de mayoría relativa

200 por representación proporcional

Ejecutivos Estatales

En los estados el asunto también está interesante, pues son 8 gubernaturas más la CDMX. Algunos proceden del Senado, de alcaldías o quieren ganarla por el derecho de formar parte de alguna familia con poder en este país. La lista incluye ex futbolistas y despechados.

*Adrián Arévalo. Periodista de sólida trayectoria, ha sido editor en el Diario Reforma, Director de la revista “Empresarialmente” y actualmente edita diversas publicaciones digitales como “Gaceta Ciudadana” e “Inteligencia No artificial”

9df4a97f-7ea8-491c-897d-009444ce1c0a.jpg

Anuncios